Search

5.3 Simulacro de entrevista

 

Muchos candidatos temen las entrevistas. Realmente puede ser un arma de doble filo: por un lado, son esenciales para un trabajo remunerado; por otro lado, puede ser algo muy estresante.

Para asegurarte de que tu próxima entrevista va bien (y te lleva a conseguir el puesto) ¿por qué no intentas preparar unos simulacros de entrevistas? Esto puedes hacerlo con alguien de confianza o un compañero de estudio de modo que sirva de entrenamiento para el cara a cara.

Los simulacros de entrevista hacen que te sientas más cómodo ante una cita inminente por un número diverso de razones, incluyéndose éstas que se citan a continuación:

Los simulacros de entrevista pueden ayudar a consolidar tus puntos más débiles

Durante un simulacro de entrevista, la persona sentada en frente tuyo puede hacerte una pregunta que te deje perplejo. Sorprendido, puedes llegar a tartamudear o incluso enmudecer, tratando de pensar en una respuesta.

Aunque esto suene como algo poco práctico, en realidad es una oportunidad perfecta para aprender; después de todo, estás en un terreno seguro. Esto significa que si aparece un punto débil, tendrás tiempo de idear cómo responder antes de la entrevista real.

Obtendrás un resultado al momento tras tu “actuación”

Si tu amigo o compañero es sincero (pondrá énfasis en el simulacro de entrevista), conseguirás mucha información sobre los diálogos que pueden darse en una entrevista.

Así por ejemplo, puedes averiguar que tiendes a moverte en tu sitio mientras hablas, o que estás demasiado quieto, por tanto pareciendo tímido o acomplejado. Aunque este tipo de informe es difícil de oír, es mejor recibirlo de alguien que se preocupa por ti que no de un futuro empleador.

Tu amigo puede ser capaz de ofrecer algunas ideas

La persona que hace de entrevistador puede darte algunas ideas sobre las que nunca hubieses pensado, ya que puede poner sobre la mesa sus propias experiencias.

Así por ejemplo, tu amigo puede notar un mal hábito en ti (como chascar los nudillos) o un tic verbal, como decir “um” entre frase y frase u otros en los que nunca habías reparado. Cuanto más sepas sobre ti mismo, más oportunidades tendrás de controlar ese comportamiento llegado el momento de la entrevista real. Aunque puede ser difícil eliminarlos completamente, siempre es mejor saber de ese tic, que permanecer en el desconocimiento.

Puedes sentarte en el lugar del entrevistador

Un tipo de simulacro de entrevista que tal vez no hayas probado en el pasado pero que puede ser increíblemente efectivo es que hagas el papel del entrevistador. Así verás la experiencia desde el punto de vista de la persona que estará haciéndote preguntas. Es una experiencia la del cambio de papeles, que hará que cambie tu perspectiva con respecto a la futura entrevista.

También es entretenido escuchar cómo tus amigos o compañeros describen tus virtudes, experiencias y logros. (Dale a él o a ella tu CV para que puedan “estudiarlo” con antelación y dedicarle un poco de tiempo)

Haciendo simulacros de entrevista, verás que la mayoría de tus preocupaciones comienzan a desaparecer, llevando a una más completa (y lucrativa) búsqueda de experiencia.


change text size

Sub Pages